Noticias

La problemática de la desnutrición en Guatemala como consecuencia del cambio climático

           Autor: Camila Siqueira
NIña en Quetzaltenango, también conocido como Xela, en Guatemala
NIña en Quetzaltenango, también conocido como Xela, en Guatemala  |  Fuente: Shutterstock
Hace algunos años y como consecuencia del cambio climático, la lluvia es cada vez más irregular en el Corredor Seco de Centroamérica, y particularmente Guatemala, Honduras y El Salvador están viviendo una de las sequias más grande de los últimos años; situación que tiene como consecuencia la baja en la producción y en el valor de la renta de las tierras de agricultores en Guatemala.


El Corredor seco de Centroamérica se enfrenta a la peor sequía en 30 años como consecuencia directa del cambio climático; y con esto, entre el 50% y el 90% de las cosechas de granos básicos se han perdido. Un artículo del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) con datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) asegura que Guatemala es uno de los diez países más afectados por el cambio climático, y alrededor de 900.00 personas necesitan asistencia alimentaria.


Desde 2012, las lluvias se resisten en Centroamérica y la sequía ha echado a perder las cosechas en 2013, 2014 y 2015, siendo responsable de la pérdida de entre el 70 % y el 80 % de la producción de maíz y frijol, la dieta de las familias del Corredor Seco; aunque una dieta básica que ni siquiera garantiza la alimentación adecuada.


Como mencionamos, solo en Guatemala alrededor de 900.000 personas necesitan asistencia alimentaria. ¿Pero que tipo de asistencia? “No en forma de sacos de comida ni de donaciones económicas. Su futuro pasa por aprender a transformar su entorno.”, remarca el artículo del WEF.


Como consecuencia de esta sequía prolongada la desnutrición crónica ha aumentado en cifras de terror: uno de cada dos niños menores de cinco años en Guatemala no recibe la alimentación necesaria para su completo desarrollo físico e intelectual. En las montañas de Chiquimula, la cifra se dispara por encima del 70%. Y el problema no es solo la falta de lluvia sino su irregularidad.


Al respecto de esta temática, otro artículo publicado por el portal Estrategia y Negocios recoge las impresiones del responsable en Guatemala del programa humanitario Oxfam (una confederación internacional que lucha por combatir la pobreza y el sufrimiento), Iván Aguilar, quien tal como remarca el artículo, en entrevista con EFE, recuerda que la desnutrición crónica o el “hambre oculta”, aunque se manifiesta de otras maneras, puede ser igual de devastadora y mortal que la desnutrición aguda; y más del 60 % de los niños menores de 5 años en Guatemala son víctimas de la desnutrición crónica.


A su parecer esto también es causa de “un sistema económico desigual que incrementa la mala distribución de la riqueza, la falta de capacidad de los Gobiernos para responder y la debilidad de los sistemas de educación y sanidad, que ni siquiera proporcionan una cobertura básica”, tal como remarca el artículo.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Redactora fanática de la comunicación, la música, la radio y desde un tiempo a esta parte, también de las series

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.